17 de febrero: «¿Por qué esta generación reclama un signo?» (Mc 8,11-13)

En aquel tiempo, se presentaron los fariseos y se pusieron a discutir con Jesús; para ponerlo a prueba, le pidieron un signo del cielo.
Jesús dio un profundo suspiro y dijo: «¿Por qué esta generación reclama un signo? Os aseguro que no se le dará un signo a esta generación.»
Los dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla.

Señor Jesús, vivimos en un mundo en el que confiar se ha convertido en una capacidad que cuesta poner en marcha y más encontrarla. Todos sospechamos, todos descubrimos el doble sentido de las cosas, a todos nos cuesta confiar y no pedir signos. Señor, haznos hombres y mujeres confiados.

Señor Jesús, vivimos preocupados con tenerlo todo claro, todo bien asegurado, todo atado y bien atado. Pero sabemos que solo la fe en ti es garantía de confianza sin límites. Señor, haznos hombres y mujeres con una fe bien fundamentada, hecha de confianza mutua y de esa esperanza que solo en ti es posible.

Señor Jesús, que nos preocupemos más de dar que de recibir, de confiar que de asegurar, de amar que de ser amados, de perdonar más que de ser perdonados, de practicar la Misericordia más que de estén siempre preocupados por nosotros. Señor, haznos hombres y mujeres confiados, confiables, que cuentan contigo y que saben que cuentas con nosotros. Danos esa fe que hace milagros cotidianos y que soporta todo cuanto somos y hacemos. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC