14 de febrero: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies» (Mc 10,1-9)

Señor Jesús, sabemos que la mies es mucha, que somos demasiados los que necesitamos profetas y servidores que anuncien tu palabra en medio de la vida, que son pocos los que lo dejan todo y te siguen, por eso envía obreros a tu mies.

Señor Jesús, envía obreros a esta obra tuya que necesita mujeres y hombres valientes, disponibles, alegres y entregados. Realmente les necesitamos. Envía obreros a tu mies.

Señor Jesús, envía hombres y mujeres enamorados de tu proyecto, enamorados de la gente, enamorados de la misión; hombres y mujeres con visión, capaces de dejarlo todo por ganarlo todo, disponibles para estar a disposición, desapropiados para poder vivir tu Evangelio en espíritu y en verdad, libres y liberados de todo. Envía obreros a tu mies.

Señor Jesús, envía obreros a tu mies. Es urgente. Es necesario. Es justo. Que no pensemos en otros sino que cada uno sienta la llamada que nos haces a ser lo que tu sabes que es necesario. Envía obreros a tu mies. Envianos a tu mies. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC