27 de enero: “Una familia dividida no puede subsistir” (Mc 3,22-30)

Señor Jesús, buenos días. Buena semana

Tu evangelio de hoy nos recuerda muchas cosas: habla de acercamiento, habla de la necesaria preparación para las cosas, habla del perdón y también de la confianza en el Espíritu Santo. Y de refilón, habla de la familia: “una familia dividida no puede subsistir”. Por eso la primera oración de esta semana va por las familias.

Señor Jesús, te pido que nos des siempre razones para la unidad, para estar cercanos a nuestros familiares, para dejar a un lado las diferencias, para construir juntos, para recordar que nuestra familia es lo más importante que tenemos.

Señor Jesús, te pido por todos los tipos de familia, sean cuales sean sus componentes, sus ideologías, su nivel de vida, su compromiso, sus circunstancias, sus tinieblas y sus luces. Por todas las familias, Señor, por todas. Especialmente por las que atraviesan crisis y momentos de dolor y de dificultad.

Señor Jesús, te pido en esta mañana por todos los padres y madres de familia. Que pese a tantos y tantos desafíos como tienen sean capaces de poner el amor a los suyos por encima de las posibilidades económicas, del bienestar y de la comodidad. Que frente a las dificultades permanezcan unidos y unidos venzan la tentación de pensar que no hay nada que hacer.

Señor Jesús, te pido por las familias divididas, enfrentadas, separadas… acompaña su situación. No les dejes solos. Que adviertan tu presencia y se fíen de ti. Que nunca piensen que está todo perdido, que nunca echen mano del odio y de la violencia para resolver sus situaciones. Que los hijos jamás sufran por ver a sus padres enfrentados.

Señor Jesús, te pido que bendigas a las familias. Que recordemos que una familia dividida no puede subsistir. Que nos enseñes a querernos más, a querernos mejor. Que vivamos desde el agradecimiento y nos comprometamos por este mundo y por la vida de tantos. Que seamos esa Iglesia doméstica que quiere a sus hijos y les anuncia tu Proyecto. Que seamos realmente germen de un mundo mejor. Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC