6 de enero – “Vieron al niño, lo adoraron y abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos” (Mt 2,1-12)

Señor, hoy me susurras al oído:

El mejor regalo, tú.
El mejor regalo, tu sonrisa.
El mejor regalo, tu abrazo.
El mejor regalo verte feliz.

Señor, hoy me recuerdas que:

El mejor regalo no se puede comprar.
El mejor regalo sólo se puede compartir.
El mejor regalo es vivir con pasión cada día.
El mejor regalo es ser regalo para otros siempre.

Señor, hoy me invitas a que no olvide que:

El mejor regalo es ser luz para el que vive en tinieblas.
El mejor regalo es ser pan para el que tiene hambre.
El mejor regalo es ser acogedor con aquellos a los que nadie acoge.
El mejor regalo es ser casa para el que no la tiene.

Señor, hoy me dices:
¡El mejor regalo eres tú!
¡Regálate! ¡Compártete! ¡Sé regalo para los demás!
Que así sea.

oscar.alonso©oracionesdiarias