6 de junio – “Bienaventurados seréis cuando os injurien y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa” (Mt 5,1-12)

Señor, mi oración de esta mañana
trae a tu presencia a todos aquellos que, por tu nombre,
son perseguidos, se les injuria
y se les propina toda clase de mal.

Traigo ante ti, Señor,
a todos aquellos que te dicen sí
y en el camino se encuentran con la dura prueba de la soledad,
de las dudas, del sentirse solos,
de tener la sensación de que lo tuyo no es para ellos.

Traigo ante ti, Señor,
a todos aquellos que son pobres de espíritu y mansos,
a todos aquellos que lloran,
a todos aquellos que tienen hambre y sed de justicia,
y por buscarla y defenderla sufren persecución.

Traigo ante ti, Señor,
a todos aquellos que viven en el amor,
que practican la misericordia,
que son limpios de corazón, que trabajan por la paz
e intentan ser fieles, cada día,
a tu llamada y a tu proyecto.

Por ellos va esta oración agradecida y sincera. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias