6 de mayo – “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará” (Jn 15,1-8)

Señor, permanecemos en ti
y tus palabras permanecen en nosotros
por eso en esta mañana pascual te pedimos:

Para que seamos solidarios con los demás,
especialmente ante las desgracias naturales
que ocurren y sepultan vidas,
proyectos y futuro de pueblos enteros.

Para que seamos hombres y mujeres de esperanza,
que nada ni nadie nos arrebate las razones
que nos permiten vivir confiados en ti,
en tu misericordia,
en tu presencia constante en nuestra vida.

Para que seamos más transparentes,
más sinceros, más realistas,
más honestos, mejores ciudadanos
y creyentes siempre en camino,
siempre buscando,
siempre creciendo
en lo fraterno,
en el servicio,
en el discernimiento
y en la oración.

Para que seamos más de ti
pero dentro del mundo,
para que no construyamos burbujas
en las que estar muy cómodos,
muy agustito, muy “todos iguales”
y olvidemos que nuestra misión
está en ser fermento y levadura en la masa,
en medio de la gente,
en medio de la realidad
a veces tan desafiante, dolida y compleja.

Para que permanezcamos en ti
y tu palabra no sea parte de la inercia
que todo lo arrasa y empobrece
sino la razón de que nos pongamos en pie
desde por la mañana
con los pies en el suelo
y el corazón y todos nuestros anhelos y esfuerzos
en tu Reino. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias