6 de octubre 2016: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá” (Lc 11,5-13)

Señor, Dios nuestro, Dios de todos,
hoy venimos y llamamos a tu puerta y te pedimos:

Por los que más necesidades tienen,
especialmente por los que pasan hambre, sed y frío,
por los que vagan por el mundo
buscando un lugar donde poder vivir en paz,
por los que nadie quiere
porque no sirven para producir,
por los excluidos por razón de su pasado,
por los que cumplen condenas
en algún centro penitenciario,
por los que malviven en las callen de nuestras ciudades.

Por los que viven con lo mínimo,
por los que necesitan ser educados,
por los que necesitan ser sanados,
por los que necesitan ser rescatados
del pozo en el que han caído,
por los que no tienen trabajo,
por los que perdieron la esperanza,
por aquellos cuya vida es siempre tan complicada y dura.

Por los que viven felices,
por los que han tenido suerte en la vida,
por los que trabajan,
por los que pueden ofrecer mucho a otros,
por los que están llamados a ser sal y luz,
por los que sirven,
por los que no son indiferentes,
por los que se comprometen por la justicia,
por los cordiales, por los sensibles,
por los pacíficos, por los que buscan,
por las personas de buena voluntad.

Por mí, por mi gente,
por mis familiares, por mis amigos,
por mis conocidos, por mis compañeros de trabajo y de misión,
por toda la gente que me pide que rece por ella…

Por todos ellos te pedimos hoy,
Señor Dios nuestro,
Señor de todos.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias