15 de marzo: “Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero” (Jn 5,31-47)

Señor Jesús,
todos sabemos que estamos llamados a dar testimonio de lo que creemos,
a testimoniar -más con la vida que con las palabras-
qué significa en verdad creer en ti.

Señor Jesús
¡son tantas las veces en las que nos anunciamos a nosotros mismos!
¡Tantas las veces en que olvidamos
que tú nos eliges para ir y dar fruto
y que nuestro fruto dure,
no por nuestras fuerzas y esfuerzos,
sino porque así tú lo haces posible!

Señor Jesús,
nos gustaría ser tus testigos.
Anunciar a tiempo y a destiempo
que eres el Señor de nuestra vida.
Vivir sin medida el espíritu de las bienaventuranzas.
Amar al prójimo más que a nosotros mismos.
Perdonar siempre a pesar de los pesares.
Acompañar a quien lo necesite.
Restituir dignidades y dignificar vidas.
Sanar heridas y abrazar al inesperado.

Señor Jesús,
haznos darnos cuenta de que si damos testimonio de nosotros mismos
nuestro testimonio no es verdadero.
Que para poder ser testigos primero hemos de conocerte,
encontrarnos contigo, configurar nuestra vida a la tuya
y tenerte como modelo y Señor.
Haznos testigos tuyos en medio del mundo y del quehacer cotidiano.
Haznos juglares del evangelio de la alegría.
Así te lo pedimos.
Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias