14 de marzo: “Yo no puedo hacer nada por mí mismo… no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn 5,17-30)

Señor Jesús, nada.
Nada es lo que con mis solas fuerzas puedo yo hacer.
Nada es lo que queda de mi esfuerzo cuando no cuento contigo.
Nada significan mis palabras si no está tu Palabra fundamentándolas.
Nada puedo hacer por mí mismo
ante el dolor y el sufrimiento de los demás.
Nada me alegra, ni me emociona, ni me libera
si tú no estás en ello. Nada soy si tú no me habitas,
haces latir mi corazón
y das vida a mis manos y a mis pies.

Señor Jesús,
ayúdame a no buscarme sino a encontrarte.
Ayúdame a ser más humilde y saberme a tu servicio.
Ayúdame a buscar tu voluntad y no a cumplir mis deseos.
Ayúdame a descubrirte donde estás no donde yo quiero que estés.
Ayúdame a ver tu rostro en los hermanos,
especialmente en los más pobres
y en los que sobreviven en la periferia.
Ayúdame, porque yo solo no puedo, Señor.
Haz que me sienta hijo y hermano.
Haz que todo cuanto soy, siento y hago hable de ti,
de modo que cuando a mí me vean a ti te encuentren.
Así te lo pido. Así sea

oscar.alonso © oracionesdiarias