18 de junio: “A quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos” (Mt 5,38-42)

Señor Jesús,
comenzamos esta nueva semana
y tu Palabra nos indica, una vez más,
el camino, el modo de proceder,
la actitud que debe caracterizarnos durante esta jornada:
caminar y acompañar,
caminar con los otros
y hacerlo mucho más de lo que ellos nos requieran.

Por eso, Señor Jesús,
en esta nueva jornada
en la que estamos llamados a agradecer, ofrecer y fiarnos más de ti,
te decimos:

Danos un corazón sano
para poder ponernos al ritmo de los que nos encontremos en el camino.
Danos una fe probada,
que se fíe de ti y de los demás,
que nos permita vivir desde lo que creemos y no tanto desde lo que opinamos.
Danos una esperanza fundamentada en tu Palabra,
en tu promesa y en lo que haces en cada uno de nosotros cada día.
Danos una mirada limpia,
despierta, que intuya lo que no se ve
y en lo que no se ve te descubra siempre presente.
Danos unas manos que acojan,
que apoyen y que sostengan a los que en el camino lo requieran.
Danos unos pies que se amolden bien a tu huella,
que no se cansen de caminar
y de recorrer nuevos caminos por los que tú quieres que vayamos.
Danos una caridad que no sea oportunista,
una caridad fundamentada en querer más, en querer mejor a los demás.
Danos hoy la oportunidad
de que alguien nos requiera caminar una milla
y podamos acompañarle dos.
Así te lo pedimos.
Así sea.

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC

oscar.alonso©oracionesdiarias