8 de diciembre – “Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 26-38)

Como tú, María,
quiero ser y estar como tú:
feliz y dispuesto,
contrariado por tus modos y momentos
pero abierto a la voluntad de Dios,
con dudas pero con la confianza
de que lo que es de Dios es todo regalo,
con mis proyectos
pero sabiendo que el proyecto del Padre
asume todo lo demás.

Como tú María,
quiero ser una persona entregada y generosa,
valiente y dispuesta a lo que me pidas en cada instante,
barro entre las manos del Padre,
moldeable, todo por hacer.

Como tú, María,
quiero ser modelo de discipulado y de maestría,
quiero ser icono del misterio de Dios
y reflejo de lo que Dios opera en las personas de buena voluntad,
en los que se fían de su Palabra
y esperan en sus promesas.

Como tú, María, hoy le digo al Señor
¡Hágase en mí lo que tú quieras!
Estoy dispuesto, llámame, envíame…

¡Hágase en mí según tu Palabra! Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias