8 de mayo – “Os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure” (Jn 15,12-17)

Señor,
tu palabra esta mañana nos es tan familiar,
dice tanto y ¡dice tanto de los que en ti creemos!
Por eso hoy te presentamos nuestra vida y vocación,
nuestra vocación cristiana
y de nuevo la ponemos ante tu presencia
para que sea lo que tú quieras,
que no se nos olvide nunca que quien nos eliges eres tú
y no para cualquier cosa,
no para ser un grupo de privilegiados frente a otros,
no para tener el salvoconducto para conseguir lo que nos prometes
sino para que vayamos y demos fruto y nuestro fruto dure.

Señor,
nuestra vocación está llamada a dar frutos
y tu presencia asegura que esos frutos permanezcan,
se multipliquen, sacien hambres, sanen heridas,
restituyan dignidades, apasionen,
devuelvan libertades, alegren la vida de la gente,
comprometan por la justicia
y haga a los demás felices, plenamente felices.

Señor,
en esta mañana te damos gracias
por haber pensado en nosotros,
por habernos elegido y habernos destinado a ir
a donde tu Espíritu nos envíe
para que allí demos fruto y ese fruto permanezca. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias