9 de diciembre – “Si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida?” (Mt 18,12-14)

Señor, si me pierdo, búscame.
Si somos muchos y entre todos ellos me pierdo, ven a por mí.
Si me encuentras sé que te alegrarás
y que yo me alegraré contigo.

Señor, no siempre estoy donde debo,
no siempre camino por donde tú quieres,
y en muchas ocasiones me pierdo,
a veces porque me interesa perderme
y a veces me pierdo porque me alejo de ti.
Señor, cuando veas que me pierdo por otros caminos, búscame.

Señor, si ves que me resisto,
si ves que soy incapaz de dejarme querer,
si ves que mis decisiones y opciones
no me llevan donde tú quieres, ven a por mí.

Señor, si me falta discernimiento,
si no veo bien tu proyecto,
si me veo incapaz de servirte,
si mi amor propio es todavía más grande que mi amor por ti,
si aún siempre yo antes que tú y que los demás,
te pido que vengas a buscarme.

Señor, si me pierdo, búscame.
Encuéntrame,
convierte mi corazón,
quédate siempre a mi lado.
Sabes que aunque no siempre sepa decírtelo o reconocerlo
necesito de tu compañía y amistad.

Señor, un día más sal a mi encuentro,
repara mis fuerzas, aclara mi mirada,
haz que tienda mis manos a los otros
y haz que mi corazón sea menos mío
y más para los demás. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias