9 de enero – “Ánimo, soy yo, no tengáis miedo” (Mc 6,45-52)

Señor, en esta mañana
siento que esas palabras del evangelio
me las diriges a mí personalmente,
siento que me repites una y otra vez
“ánimo, no tengas miedo”.

¡Son tantas las empresas
en las que estoy embarcado!
¡Tantos los sueños que me gustaría poder hacer realidad!
¡Tantas las situaciones que me angustian
y me encogen el corazón!
¡Tantos mis miedos!

Gracias, Señor, por tus ánimos,
por decirme un día más que estás a mi lado,
que eres tú, que me quieres,
que mi historia y mis historias te conmueven y te interesan.

Gracias, Señor, por alentarme y animarme
a no dejarme vencer por el miedo,
por los problemas, por las cosas que no funcionan como a mí me gustaría,
por los asuntos que no van como debieran.

Señor, a fin de no olvidarme,
como aquel Principito,
hoy repito una y otra vez tus palabras:
¡Ánimo, soy yo, no tengas miedo!

Gracias, un día más,
por salirme al encuentro,
por formar parte de mi vida,
por acompañar mis pasos,
por alentar mi caminar.
Gracias Señor. Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias