9 de marzo – “Porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Jn 5,17-30)

Señor Jesús,
¡ya me gustaría a mí decir
eso que tú dices hoy en tu evangelio!
Que no busco mi voluntad sino la tuya.
Que en el centro de mi vida,
en cada instante estás tú,
que tu proyecto es más que yo,
que mi familia, que mis proyectos… ya me gustaría.

Señor Jesús,
la voluntad del Padre me supera
por todos los lados:
son tantas las resistencias que tengo,
tantas las incoherencias,
tantas mis limitaciones personales,
tantas las ataduras y compromisos que, al final,
la voluntad del que me envía parece un recuerdo.

Señor Jesús,
por eso en mi oración de hoy
te pide el don del discernimiento,
la capacidad de saber elegir en cada momento tu voluntad,
la valentía de anteponer tu reino a mis cosas,
la fe para saber que eres tú el que mejor sabe lo que me conviene,
la esperanza de que me dejaré modelar
y seré dócil a tu voz cuando me hablas.
Así lo deseo.
Así sea

oscar.alonso©oracionesdiarias