26 de noviembre

Señor Jesús, hoy mi oración es la primera que aprendí, la más sencilla, todo un proyecto de vida. Haz que viva lo que rezo y que rece con la vida. 

Padre nuestro que estás en el cielo, 

santificado sea tu Nombre; 

venga a nosotros tu Reino; 

hágase tu voluntad

en la tierra como en el cielo. 

Danos hoy 

nuestro pan de cada día; 

perdona nuestras ofensas, 

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden; 

no nos dejes caer en la tentación, 

y líbranos del mal.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. 

Como era en el principio, hora y siempre, por los siglos de los siglos. 

Amén. 

Padre bueno, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame una fe recta, una esperanza cierta, una caridad perfecta y una humildad profunda. Sentido y conocimiento para poder cumplir tu santo y veraz mandamiento. Así sea. 

 

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC