27 de noviembre: “Haced propósito de no preparar vuestra defensa, yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacerme frente ningún adversario” (Lc 21,12-19)

Señor Jesús, cuando estoy seco, cansado, triste, desanimado, con pocas ganas de crear, con pocas fuerzas de creer y con demasiados frentes desatendidos, dame tú la palabra justa, el gesto oportuno y la fe necesaria para seguir adelante.

Señor Jesús, cuando haya que denunciar injusticias, cuando haya que ir contracorriente, cuando deba posicionarme del lado más débil, cuando deba ser luz en medio de la tiniebla, sal en medio de la corrupción y levadura en medio de la masa, dame tú la palabra justa, el gesto oportuno y la fe necesaria para seguir adelante.

Señor Jesús, cuando tenga que defenderme, cuando tenga que dar la cara por lo que soy y creo, cuando tenga que anunciar tu evangelio, tus bienaventuranzas y tu proyecto para con nosotros, dame tú la palabra justa, el gesto oportuno y la fe necesaria para seguir adelante.

Acompaña este día que ahora comienza.

Así te lo pido. Así sea.

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC