14 de octubre: “En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús” (Lc 11,29-32)

Señor Jesús, aquí nos tienes un lunes más en tu presencia. Cuenta con nosotros.

En tu tiempo, nos dice el evangelio de hoy, la gente se apiñaba alrededor tuyo para escucharte, para que les sanaras, para ver en primera persona tus gestos, palabras y acciones.

Señor Jesús, nos gustaría ver que alrededor tuyo y alrededor nuestro se apiñe la gente porque en ti y en nosotros encuentran buenas noticias, mensajes de esperanza, ánimo, alegría desbordante, ganas de vivir, gestos solidarios y mucho cariño.

Señor Jesús, nos gustaría que los demás nos reconocieran, aunque jamás así lo expresarán, como de los tuyos, como hombres y mujeres para los demás, como seguidores tuyos, como anunciadores de tu proyecto allí donde estemos en cada momento.

Señor Jesús, quítanos el miedo a significarnos. Haznos valientes para ser testigos creíbles en medio de nuestro mundo. Haznos sal y luz, camino y puerta, casa y hogar, amigos y familia, tirita y ungüento, sonrisa y abrazo, buena noticia para todos, siempre. Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC