27 de septiembre: “¿Quién dice la gente que soy yo? ¿Quién decís vosotros que soy yo?” (Lc 9,18-22)

Señor Jesús, ¡qué preguntas! ¡Qué modo de centrarnos, de hacer que paremos a pensar y a pensarnos! ¡Qué difícil resulta contentarte sin vivirte! ¡Qué desafío, una vez más, preguntarnos quién eres tú para nosotros!

Señor Jesús, para nosotros eres compañero de camino, el mejor amigo, un hombre sencillo y coherente, con ternura y vigor, cercano y sensible, profeta y sugerente, hombre de paz y bien.

Señor Jesús, para nosotros eres la razón primera y última de todo lo que somos y creemos, eres el motivo de nuestra plena confianza, el refugio en nuestras horas bajas y en los momentos de mayor incertidumbre, eres el camino por el que vamos, la verdad que nos hace libres y la vida que nos gustaría vivir.

Señor Jesús, para nosotros eres nuestro Dios y Señor, y nosotros somos lo que somos ante ti, nada más. Para nosotros eres motivo de esperanza, de posibilidad, de sabernos en buenas manos, de sentir que nos quieres por encima de todo, sin condiciones.

Señor Jesús, que hoy vivamos desde lo que de ti sabemos, desde lo que tú eres y significas para cada uno de nosotros. Haznos imagen tuya en medio del mundo. Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC