13 de septiembre : «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? Un discípulo no es más que su maestro» (Lc 6,39-42)

Señor Jesús, discípulos tuyos somos. Nos sentimos llamados y enviados por ti. Sabemos que son tus huellas y tu Palabra quienes nos guían, queremos seguirte, enséñanos a seguir caminando por tu mismo camino.

Señor Jesús, muchas veces aún reconociéndonos faltos de visión, queremos liderar y dirigir incluso la vida y proyectos de los demás, olvidando que solo tú eres el maestro, quien sabe el camino que hemos de recorrer, quien nos ha invitado a seguir tus huellas y a vivir según tu modo de proceder.

Señor Jesús, en esta oración de hoy te pedimos mucha luz, mucha clarid ad, mucha humildad para sabernos discípulos y no maestros, para sentirnos alumnos en tu escuela, para poder guiar a otros solo después de haber gustado internamente tus palabras y tus gestos.

Señor Jesús, que nos dejemos guiar por ti, que nos fiemos de tu promesa de que estarás con nosotros todos los días, hasta el final. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC