2 de septiembre : “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido, me ha enviado para anunciar el evangelio” (Lc 4,16-30)

Señor Jesús, aquí nos tienes. Sentimos también nosotros, como aquel día tú en la sinagoga, que el Espíritu está sobre nosotros, que nos unge, nos cuida, nos acompaña y ahora, una vez más, nos envía para anunciar el evangelio.

Señor Jesús, aquí nos tienes. Ahora que retomamos nuestra tarea de educadores y evangelizadores, concédenos serlo a tiempo completo, sin rebajas, sin excusas, sin condiciones: ungidos por ti, confiados en ti seguro   que todo irá bien.

Señor Jesús, aquí nos tienes. Haznos anunciadores alegres de que es posible vivir de otro modo, de que se puede ser feliz siendo bueno, de que es posible vivir en libertad, de que con tu fuerza es posible recobrar la vista, liberar a los oprimidos, dibujar posibilidades para el que no ve ninguna.

Señor Jesús, aquí nos tienes. Gracias por confiar una vez más en nosotros. Gracias por invitarnos nuevamente a ser tus testigos. Gracias por ungirnos cada mañana con el regalo de la vida, de la luz y de los otros. Comenzamos un nuevo curso: ¡Contamos contigo! ¡Cuenta con nosotros! Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC