Adviento, tiempo de esperanza


Adviento, tiempo de esperanza,
en el seno de María crece el fermento de un mundo nuevo,
el hijo del Dios vivo que llega a compartir con nosotros.
Nace Emanuel, Dios-con-nosotros,
hecho niño, pobre, pequeño y necesitado.

María nos enseña el camino para hacer nacer a Jesús
en nuestro tiempo:
confianza, entrega, fidelidad, coraje
y mucha fe en el Dios de la Vida.

Adviento, tiempo de espera,
de atención y cuidados,
de respeto y contemplación.

Señor, hay mucho dolor en nuestro tiempo,
hay sufrimiento e injusticia,
ayúdanos a sembrar semillas de esperanza.
Descúbrenos la alegría de la paciente espera,
activa y fecunda, comprometida por la vida
de los que nos rodean.

Enséñanos a hacer crecer la esperanza de algo nuevo,
anímanos a entregar nuestras vidas
para la construcción del Reino.
Amén