13 de junio: “Mientras comían, Jesús tomó pan, y pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio” (Mc 14,12a.22-25)

Señor Jesús, sabemos que por el bautismo todos fuimos consagrados como reyes, profetas y sacerdotes. Sabemos que no se puede ser más en tu pueblo que eso: servidores, anunciadores y mediadores tuyos. Pero hoy nuestra oración quiere pedirte por los diáconos y sacerdotes ordenados, por todos aquellos que dirigen, acompañan, educan, sanan y celebran por y con nosotros en nuestras comunidades cristianas.

Señor Jesús, te pedimos por todos ellos:

- para que sean felices y contagien esa felicidad.
- para que sean fieles a su consagración.
- para que sirvan al pueblo en toda circunstancia.
- para que vivan en medio del pueblo y compartan sus tristezas y esperanzas.
- para que huelan a oveja.
- para que su ordenación sea sólo motivo de agradecimiento y servicio.
- para que dediquen tiempos de calidad a la oración personal.
- para que participen de la oración comunitaria.
- para que anuncien tu Palabra y la hagan entendible a todos.
- para que no pierdan de vista nunca lo central: tú y las personas.
- para que viéndoles y escuchándoles, te veamos y te escuchemos.
- para que acompañen con discreción y mucha ternura.
- para que evangelicen más con la vida que con documentos.
- para que contextualicen las normas y humanicen los templos.
- para que cuiden de los jóvenes, futuro de la Iglesia.
- para que nunca olviden que son siervos y no dueños.
- para que cuenten con los laicos para llevar adelante tu misión.
- para que sean alegres y motivos de alegría a su alrededor.
- para que nunca pierdan sus raíces.
- para que sean austeros y vivan comprometidos por la justicia.
- para que ejerzan de apóstoles en medio del pueblo.
- para que sean el rostro de Dios en medio de las comunidades.

Gracias, Señor Jesús, por tus diáconos y sacerdotes.
Gracias por tanto bien recibido por su mediación.

Señor Jesús, te pedimos hoy por todos los diáconos y sacerdotes,
y por todos aquellos que se están preparando para serlo.
Bendíceles, acompáñales.
Hazles buenos ministros tuyos en medio de nuestras comunidades.
Envía operarios a tu mies.
Así te lo pedimos. Así sea

Oscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC