“Se enteró enseguida, fue a buscarlo y se le echó a los pies” (Mc 7,24-30)

Señor Jesús,
¡qué evangelio más bonito en el de hoy!
Una mujer, pagana, siro fenicia,
se entera de que estás cerca y te sale al encuentro,
te busca, te encuentra
y se postra a tus pies para pedirte
que obres un milagro.
Así nos gustaría ser a nosotros.

Señor Jesús,
ante su petición, tu respuesta no le satisface
y te responde con una imagen de la vida cotidiana,
de modo sencillo y coloquial.
Y tú, que enseguida descubres
lo que cada corazón vale y siente,
te rindes a sus pies y por sus palabras
obras el milagro.
Así nos gustaría ser a nosotros.

Señor Jesús,
¡cuántas mujeres como esta hay en el mundo!
¡Cuántas necesidades, cuántas dolencias,
cuánto hambre, cuántas cosas por hacer por los demás!
Haz que seamos de los que
cuando oímos hablar de ti,
te salgamos al encuentro,
te busquemos,
te encontremos
y eso cambie por completo nuestra vida
y la vida de los que sobreviven
en situaciones con las que parece mentira que convivamos hoy.

Señor Jesús,
por favor,
danos esa fe tan profunda y tan humilde.
Así sea

 oscar.alonso © oracionesdiarias