Termina un año: tiempo para agradecer y mirar al horizonte


Hoy termina el año 2013. Para cada uno de nosotros puede ser un día para echar la vista atrás, para recordar lo que nos ha ocurrido, lo que hemos experimentado, disfrutado, sufrido, en definitiva, lo que hemos vivido. Es el momento de reconocer todo aquello que pudiendo haber hecho no hicimos, todo aquello que hicimos pero no pusimos todo el corazón en ello o sí, pero no salió como proyectamos, todo aquello que hicimos y salió mejor de lo previsto… todo.

Es el momento de pedir y pedirnos perdón, de revisar nuestras actitudes y aptitudes, de ver si pusimos todos nuestros talentos al servicio de los demás o si escondimos alguno por temor a perderlo. Es un buen día para dar gracias a la vida, a los demás, a Dios por todo lo vivido, por todas las oportunidades y también por los sustos, disgustos y heridas del cotidiano vivir.

Pero sobre todo es un día para mirar al horizonte, para ver hacia dónde queremos ir, qué esperanzas queremos ver cumplidas, qué deseos profundos queremos ver hechos realidad, qué proyectos nos habitan…

Hoy termina un año en el que ha fallecido Nelson Mandela, el cardenal argentino Jorge María Bergoglio se convirtió en el Papa Francisco, Edward Snowden informó al mundo de lo espiados que vivimos todos, el supertifón Haiyan golpeó el archipiélago de filipinas dejando mucho dolor y destrucción, Irán alcanzó un acuerdo con otras potencias mundiales para limitar su programa nuclear, un equipo internacional formado por los paleontólogos de Atapuerca lograron obtener ADN de un fósil humano de hace 400.000 años, la solidaridad desborda como nunca la campaña del Banco de Alimentos en favor de los más desfavorecidos… un año con luces y sombras, como todos, con muchas, muchas luces y algunas sombras que deberemos seguir puliendo para que den brillo y terminen dando luz.

Esta noche, a las 00:00 como dice la famosa letra de la canción de Mecano, “como de año en año cinco minutos más para la cuenta atrás, hacemos el balance de lo bueno y malo cinco minutos antes de la cuenta atrás. Marineros, soldados, solteros, casados, amantes, andantes y alguno que otro cura despistao… entre gritos y pitos los españolitos, enormes, bajitos hacemos por una vez, algo a la vez”: ojalá el año 2014 sea mejor en todo, seamos más felices, más solidarios, más sencillos… más humanos. ¡Feliz Año 2014 a tod@s!

Oscar Alonso