Haz un stop

Ven, Jesús, y líbranos

de nuestra comodidad puesta como valor primordial,
de nuestra falta de comprensión hacia los otros,
de nuestro egoísmo disimulado.

Ven, Jesús, y líbranos

de nuestra superficialidad,
de nuestra insensibilidad por las cosas de arriba,
de nuestra pérdida de sentido.

Ven, Jesús, y líbranos

de los dioses que nos hemos fabricado,
de la rutina que nos aprisiona,
de nuestras miras pequeñas.

 

Adviento es encontrar a Dios en nuestro camino y tomarle por compañero y marchar… y dejarse iluminar por su Palabra en un espacio de silencio piensa de qué actitudes necesitas ser liberado, qué cosas en tu vida necesitan aun ser iluminadas y desde ellas haz una oración personal.

 

 
Finalizamos este momento de oración diciendo todos juntos:

Gloria a Dios que es Padre,
Gloria a su Hijo Jesucristo
y Gloria al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén