11 de enero: “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres” (Mc 1,14-20)

Señor Jesús, hay días que tu Palabra nos cuesta un poco descifrarla, que quizás nos genera confusión, que nos es incomprensible, pero hoy tu Evangelio, al inicio de este nuevo trimestre cubierto por la nieve y por las inclemencias propias del invierno, no deja lugar a dudas. Hoy también a nosotros te nos acercas y mirándonos a los ojos nos dices que vayamos en pos de ti.

Que te sigamos, Señor Jesús, en este nuevo día. Que en aquello en lo que hoy estemos, te sigamos. Que te encontremos en los otros y en los otros te sigamos haciendo tu voluntad y siendo buena nueva para todos. Sí, para todos.

Señor Jesús, son muchas las llamadas y los “sígueme” que nos rodean: cómprame, aprovecha las rebajas, apuesta por mí, consume, dame un like, vótame, ponte lo que yo llevo, engánchate a esto o a lo otro… Tu sígueme es otra cosa. Tu sígueme nos quiere libres para liberar, nos hace felices, nos reencuentra contigo, con nosotros mismos y nos lleva a los demás y nos alegra y ensancha el corazón. Nos invitas a seguirte para hacernos plenamente felices y hacer felices a los demás.

Señor Jesús, que hoy que damos los primeros pasos en este nuevo trimestre en el que seguiremos buscando y promoviendo la vida, te sigamos. Que escuchemos tu llamada y que renovemos nuestro compromiso de intentar caminar tras tus huellas, a tu estilo. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno
Responsable Área Pastoral FEC