4 de diciembre: “Ten compasión de nosotros, hijo de David” (Mt 9,27-31)

Señor Jesús, ten compasión de nosotros. Ahora que comienza el día te pedimos que no tengas en cuenta nuestros errores, nuestros descuidos y esos modos de proceder que no hablan de ti en nosotros.

Señor Jesús, ten compasión de nosotros. Haznos ver con claridad la realidad que vivimos, de modo especial las situaciones de desamparo y fragilidad que en este momento viven tantas personas a nuestro alrededor.

Señor Jesús, ten compasión de nosotros. Abre nuestros ojos para ver, nuestro entendimiento para comprender, nuestro corazón para sentir, nuestros labios para proclamar tu palabra, nuestras manos para acoger y pon nuestros pies en marcha hacia aquellos que necesitan motivos de vida y esperanza para seguir adelante.

Señor Jesús, ten compasión de nosotros. Perdona nuestras faltas, acoge nuestro arrepentimiento, infunde tu calor en nuestro corazón de piedra, derrama tu Espíritu en todos los aspectos de nuestra vida, sacia nuestros anhelos y colma nuestro deseo profundo de felicidad.

Señor Jesús, ten compasión de nosotros. Hazte cargo de nuestra debilidad y haz que sintamos que cuando somos débiles, entonces tú nos haces fuertes. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC