14 de septiembre: “Tanto amó Dios al mundo…” (Jn 3,13-17)

Señor Jesús, en este lunes en el que comenzamos una nueva semana, conscientes de que tu modo de amarnos supera nuestra capacidad de entendimiento, te vamos a pedir todo aquello que ocupa en este momento nuestro corazón y que necesita de ese amor único e incondicional para poder salir adelante.

Por eso, Señor Jesús, confiados en tu pasión por nosotros y por nuestras historias, te decimos:

– Inspira confianza en aquellos que sólo ven el vaso medio vacío.

– Reconforta a los que han perdido a sus seres queridos.

– Infunde verdadera alegría a todos los que están viviendo este momento con mucha tristeza.

– Ayúdanos a crear en nosotros un mundo interior fructífero.

– Danos la fe necesaria para fundamentar nuestra vida sólo en ti.

– Conviértenos para que demos cobijo a los que viven en la calle, alimento a los que ni eso tienen, paz a los que viven rodeados de conflicto y violencia.

– Haznos mujeres y hombres capaces de perdonar siempre. Siempre.

Señor Jesús, enséñanos a amar como tú, sin buscar traducciones que nos sientan mejor que la versión original. Amar hasta el final. Así te lo pedimos. Así sea

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC