3 de diciembre: “Te doy las gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra” (Lc 10,21-24)

Padre bueno, hoy nuestra oración es para darte gracias por TANTO. Porque aunque no todo vaya bien, no todo salga como a nosotros nos gustaría, no siempre logremos lo que deseamos conseguir, tenemos muchos motivos por los que darte las gracias.

Por eso hoy, Padre Bueno, te decimos:

  • Gracias por esta mañana que nos regalas.
  • Gracias por cada una de las personas a las que tanto queremos.
  • Gracias por todas las oportunidades que nos ofreces cada jornada.
  • Gracias por tus tiempos tan diferentes a los míos.
  • Gracias por tu misericordia y tu perdón.
  • Gracias por querernos tanto, sin condiciones, con tanta ternura.
  • Gracias por hacer del evangelio mi proyecto de vida.
  • Gracias por este precioso planeta que has creado para que sea nuestra casa.
  • Gracias por todas las personas que trabajan por la justicia y la paz.
  • Gracias por estar siempre a nuestro lado.
  • Gracias por invitarnos a vivir este tiempo de espera confiada que es el Adviento.
  • Gracias por hacerte el encontradizo en cada jornada, en tantas personas, en tantos acontecimientos.

Padre bueno, Dios hermano, gracias por estar en mi vida, gracias porque lo importante se lo revelas a los sencillos. Gracias por estar en mi vida. Acompáñame. Así te lo pido. Así sea.

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC