Oración de la mañana 2 diciembre 2019

Jesús, hermano y amigo nuestro, ven a nuestra vida, a nuestra familia, a nuestros amigos. Ven y acompaña nuestro caminar. Sé tú nuestro mejor regalo. En confianza, ven. 

Jesús, desde nuestra veguera para descubrirte presente en nuestra vida y en la vida de los que nos rodean, desde nuestra pereza para caminar contigo y para que nuestra manera de ser y hacer se parezcan al modo en el que tú quieres que vivamos, te decimos, en confianza, ven. 

Jesús, desde nuestra sordera para escuchar tu Palabra, desde nuestra dureza para entender lo que tu Palabra nos dice cada día te decimos, en confianza, ven. 

Jesús, desde nuestras luchas por los primeros puestos, desde nuestra desconfianza en que si confiamos en ti todo va a ir bien te decimos, en confianza, ven. 

Jesús, desde nuestra comodidad, nuestro egoísmo, nuestra falta de comprensión hacia los otros, te decimos, en confianza, ven.

Jesús, de los dioses que nos hemos fabricado, de la rutina que nos aprisiona, de la comodidad que nos ciega y endurece el corazón te decimos, en confianza, ven. 

Ven Señor Jesús porque sin ti ya no hay paisaje, ven Señor Jesús porque sin ti no encontramos paz en nada, sin ti nuestros ojos no brillan. La vida, sin ti, es poca cosa por eso te decimos, en confianza, ven.

Ven Señor Jesús, ven pronto a nuestra vida,

ven pronto Señor, ven pronto. 

Porque sin ti nada vale la pena,

porque sin ti ya no nos llena nada, 

porque sin ti todo suena vacío,

porque sin ti todo nos cansa, 

porque sin ti nos falta todo y todo cuanto tenemos nos sobra

por eso te decimos, en confianza, ven. 

Jesús, ven, porque sin ti no nos importan los otros, no nos importa el que sufre, porque sin ti a nuestro corazón todo le resbala. 

Señor Jesús, ven pronto a nuestra vida, ven pronto Señor, ven pronto. 

Por eso te decimos en confianza, ¡ven! Así sea.

 

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC