14 de noviembre: “El reino de Dios no vendrá espectacularmente, el reino de Dios está dentro de vosotros” (Lc 17, 20-25)

Señor Jesús, qué bien nos hace leer estas cosas sobre el reino. Estamos tan ocupados y tan preocupados de nuestros tingladillos que a menudo olvidamos que lo nuestro es construir reino. Gracias, una vez más, por centrarnos, por recordarnos que el reino es el gran proyecto para nuestra vida.

Señor Jesús, y ese reino del que tú nos hablas no sale por la tele, no se anuncia a bombo y platillo en las marquesinas ni en los anuncios publicitarios. El reino de Dios se desvela y presenta en pequeñas acciones, en muchos detalles, en gestos cotidianos. Gracias por recordarnos que el reino es cuestión de palabras, gestos y acciones que transforman el mundo desde dentro.

Señor Jesús, además hoy nos recuerdas que el reino no viene de modo espectacular sino que ya está dentro de nosotros. Somos parte de tu reino, somos mujeres y hombres constructores de reino con nuestra vida. Por eso, hoy te pedimos que nos hagas conscientes de la misión que nos encomiendas, que nos hagas reino en medio de la familia, del trabajo y de la vida de los otros. Haznos luz y guía, acompañantes solidarios de todo nuestro próximo. Así te lo pedimos. Así sea.

Óscar Alonso Peno

Responsable Área Pastoral FEC